Choques, enfrentos, y golpes! No gracias!

Los cuernos del borrego cimarrón son estructuras impresionantes: son suficientemente fuertes como para ganar peleas que duran muchas horas, pueden proteger el cerebro de colisiones donde un macho carga contra otro a una velocidad de 30 pies por segundo, y son suficientemente livianos como para navegar la vida diaria. La configuración del cuerno y su material permite sostener impactos fuertes sin que causen daño al cerebro y sin que se rompa el cuerno. Primero, el rizo del cuerno transmite la fuerza de los impactos de la colisión a lo largo del rizo en vez de irse directamente a dañar el cerebro. Además, el centro de hueso que forma la base de los cuernos esta hecho de una estructura como panal de abeja que puede doblarse ligeramente, lo cual ayuda a disipar la energía de la colisión. Sabiendo como el borrego cimarrón lidia con este desafío complejo nos ayuda de varias maneras en el mundo humano, como por ejemplo al construir cascos que puedan resistir colisiones de manera segura. No recomendamos que usted use cascos y pretenda pelear como los machos borregos cimarrones, pero si lo hace, por favor mándenos fotos.

 

Referencia: Drake et al. 2016. Horn and horn core trabecular bone of bighorn sheep rams absorbs impact energy and reduces brain cavity accelerations during high impact ramming of the skull. Acta Biomaterialia 44:41-50.

 

Descripción e ilustración de Rhiannon Jakopak.
Schematic of force being applied and dissipating in bighorn sheep skull.
La flecha negra representa la fuerza de, digamos, otro carnero de borrego cimarrón. ¡Debido a la estructura de los huesos en su cráneo, la fuerza se disipa por todo su cráneo!
ES